El enfrentamiento entre los dos gigantes de la tecnología continua a pesar de haber tenido recientemente un fallo. Apple pidió recibir más de 700 millones de dólares extras por perjuicios y daños tras el veredicto realizado por un juez que le otorgó un resarcimiento económico de más de 1000 millones de dólares, mientras que su competidor, Samsung, exige un nuevo juicio.