La guerra entre Apple y Samsung lejos de llegar a su fin aun continua llevándose a cabo.

Al parecer Apple ha conseguido en esta oportunidad que un juez bloquee la venta de la Samsung Galaxy Tab 10.1 en los Estados Unidos. El tribunal sostiene que Samsung sostiene una competencia fraudulenta basándose en las patentes de la compañía de la manzana.

Por supuesto, para que esta accion se lleve a cabo Apple deberá pagar dos millones de euros para cubrir los daños y perjuicios ocasionados a Samsung. Una pequeña suma que para nada molesta a la compañía de Cupertino.