El cofundador de Apple, Steve Wozniak, esperó toda la noche para poder adquirir el nuevo móvil de Apple en Australia. Ya había hecho lo mismo en el mes de marzo con el lanzamiento del iPad y volvió a realizar este ritual con el iPhone 5.

“Estoy contento”, comentó Steve Wozniak, el cual empujado por los empleados de la tienda australiana, firmó autógrafos y además hablo distendidamente con todos sus admiradores.